Decir que Mazda ha vuelto a la senda de los beneficios después de varios años de pérdidas no es ninguna exclusiva. Lo que resulta menos evidente —aunque, quizás, sea más importante— es la base, muy sólida, en la que la marca nipona ha sabido apoyar sus recientes éxitos. Y la importante contribución de Europa en ese proceso.