Estudio Báltico y Placton son los ganadores del concurso para diseñar y producir la exposición de SACo y Mazda en el Madrid Design Festival 21. Su proyecto conjunto tiene por nombre ‘Comunidad Circular’, y responde al objetivo de reivindicar la artesanía contemporánea como valor a futuro y el trabajo artesanal aplicado a las vías de producción sostenible. El diseño presentado busca elevar la relación entre el visitante y la artesanía contemporánea a través de la forma de un  círculo. El recorrido explorará la unión entre la naturaleza y la sensibilidad humana a través de materiales crudos, formas puras y atemporalidad. Una idea compartida por todos los artesanos y diseñadores de SACo, junto al primer eléctrico de Mazda, el Mazda MX-30, que ha sido diseñado bajo un enfoque sostenible 360º y también forma parte de la exposición.


Los materiales empleados en la muestra podrán ser reutilizados después, reduciendo al máximo su impacto ecológico. Las piezas serán construidas de manera artesana en un radio inferior a 20 km del centro de Madrid. La comunidad Lo Mínimo será a su vez colaborador del desarrollo expositivo, certificando el impacto de los materiales utilizados, marcando pautas para alargar su uso e indicando la capacidad óptima de reciclado con la menor huella posible. El sistema de construcción autoportante, el uso de materiales en crudo, la capacidad de reutilización, el reciclado de los materiales y la proximidad de proveedores, son algunos de los parámetros que se tendrán en cuenta para garantizar la sostenibilidad de la exposición. 


Mazda estará integrada a través de su nuevo modelo eléctrico, el Mazda MX-30, diseñado con un enfoque sostenible en 360º al utilizar unas baterías ligeras que minimizan su impacto en el medio ambiente. Además, el diseño de este nuevo modelo nace de las manos de artesanos Takumis sobre esculturas de arcilla. Todas las piezas que expone SACo son objetos de alta artesanía contemporánea realizados totalmente a mano. Los miembros de SACo utilizan materiales nobles y, muchos de ellos, de origen natural, al igual que el Mazda MX-30 presenta en su interior corcho natural y tejidos innovadores que parten de materiales reciclados. 
El Mazda MX-30 tiene en cuenta el análisis del ciclo de vida, una técnica diseñada para medir el impacto total de un producto en el entorno. Comienza con la extracción de las materias primas necesarias para fabricarlo y mide la energía que se consume en su producción y uso, incluyendo el impacto de su eliminación al final de su vida útil. Con la artesanía se crean objetos únicos, objetos de valor, destinados a perdurar en el tiempo. Se produce así, un consumo selectivo frente a un consumo masivo. Este concepto es compartido por Mazda con la innovación en sus materiales, como por ejemplo la durabilidad de la nueva batería, con una garantía de 8 años. 


Comunidad Circular

Del 20 al 28 de marzo de 2021 

Dimad (Central de Diseño): Paseo de la Chopera 14, 28045 Madrid